‘Sexo fácil, películas…': mucho lirili y poco lerele

Benja Martínez. Quien no arriesga no gana; por eso mismo esta cinta supone un fracaso se mire por donde se mire. El juego metalingüístico de ‘Sexo fácil, películas tristes‘ es una especie de capote con el que se trata de torear lo de siempre pero de distinto modo. Alejo Flah –director y guionista–, sin embargo, no remata y cae en el absurdo de una comedia banal, almibarada y con final más que previsible. Chico y chica se conocen, se enamoran y viven el uno para el otro hasta que algo y alguien se cruzan en su relación. Entonces, la pareja tiene que darse cuenta de que su amor es más fuerte y hace lo imposible para tener su final feliz con beso. Hasta aquí comedia romántica en mayúsculas. ¿La diferencia con el resto? Se trata de una historia dentro de otra historia también de amor. Ernesto Alterio da vida a un escritor reciclado en guionista mercenario que despliega la trama mientras su vida sentimental se desmorona.

sexo-facil-peliculas-tristes--575x323

La película falla en su guión. No vamos a negar que la propuesta de Flah es atractiva: el hecho de enfrentar dos arcos argumentales bien vale nuestra admiración inicial; sin embargo, ninguno de los dos llega a estar bien desarrollado en su totalidad. Su vertiente técnica y de puesta en escena no convencen. La dirección apenas tiene detalles y la fotografía resulta del montón. Pero tampoco debemos ser injustos. Hay dos aspectos que se salvan: la interpretación de Marta Etura –Marina– y Quim Gutiérrez –Victor– convertidos en la lograda versión española de Jennifer Aniston y Hugh Grant; la de Ernesto Alteiro –Pablo–, notable en su rol protagonista; y la de Carlos Areces, sobresaliente en su habitual faceta de secundario robaplanos.

8

Otro aspecto positivo a reseñar es la elección de las localizaciones, que permite que el film fluya entre un Madrid colorista, hipster y de diseño en el que Quim y Marta se persiguen y se separan –el escenario de ficción– y el grisaceo Buenos Aires por donde se mueve Alterio. Ese paralelismo entre realidad y ficción, ese diálogo entre el guionista y su creación, es la principal baza de una cinta que nunca acaba de despegar. Alterio ya nos lo advierte al principio: “toda comedia romántica tiene clichés“. El que avisa no es traidor.

image

Dirección: Alejo Flah

Guión: Alejo Flah

Reparto: Julieta Cardinali, Ernesto Alterio, Carlos Areces, Marta Etura y Quim Gutiérrez.

Duración: 91 min.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *