Viajamos a los 10 destinos españoles más mágicos

Son muchas las listas que circulan en Internet acerca de los destinos más cautivadores, entretenidos, e inquientantes para visitar a lo largo y ancho del planeta. Desde el legado romano hasta el modernismo catalán, el territorio español está poblado de auténticas maravillas que solemos pasar por alto atraídos por alternativas situadas a miles de kilómetros. En 2014, solo la Alhambra entró como candidata oficial en la lista de las Nuevas Maravillas del mundo, aunque muchos otros destinos patrios lo merecieran. En Anarquía VIP nos hemos puesto manos a la obra para descubriros y acercaros a los diez lugares más impresionantes y mágicos de España, esos que sí o sí deberás incluir en tu cuaderno de bitácora.

Costa da morte

Más allá de los tópicos de tempestades y naufragios –más de 60 en menos de 100 años–, la región costera que se extiende entre Carballo y Fisterra es, en realidad, una zona llena de vida. Da igual que el viento azote, que llueva, que sea invierno o verano, amanecer en la Costa da Morte es toda una experiencia que te acercará a bellos paisajes como las playas de Trece, Reira, o Ariño, Lage, Mar de Fora y O Rostro, los penedos de Pasarela y Traba… En este zigzagueo bordeando el mar no pueden faltar los verdes acantilados del Cabo de Finisterre, considerado hasta hace unos siglos el fín del mundo; tampoco los hórreos fantasmagóricos de Cee, el monasterio románico de San Xiao y, cómo no, la visita al revitalizado santuario de A Virxe da Barca.

costa da

Cueva de los verdes

En ocasiones la naturaleza es caprichosa, y esta vez lo fue. Al norte de Lanzarote se encuentra la Cueva de los verdes, producto de la erupción del volcán Monte de Corona hace más de 4.000 años. Al entrar en contacto la lava con el mar ésta se solidificó rápidamente dando lugar a unos increíbles tubos subterráneos que conforman un sistema de cuevas y pasadizos de más de seis kilómetros de longitud. Los reflejos de la luz en el agua que se filtra por sus paredes dan multitud de colores a esta maravilla, conviertiéndola en uno de los lugares más mágicos de la Islas Canarias. Avisamos, solo hay habilitado al público un recorrido de un kilómetro.

cueva

Volcanes de Timanfaya

Sin movernos de la isla, nos trasladamos al Parque Nacional de Timanfaya. Si de una cosa puede presumir Lanzarote es de volcanes: veinticinco en total, de ahí a que también se le conozca como Tierra del Fuego. El parque lo componen, entre otras, la Montaña Rajada o la Caldera del Corazoncillo, espectaculares para despedir el día por las tonalidades que desprende el horizonte. El paisaje rojo y negro, arisco y cortante consigue cautivar al más impasible. Sí, es difícil caminar entre lava, pero curiosamente adictivo. Los cráteres y las rocas guardan una temperatura interior muy elevada, tanto que no puedes irte sin disfrutar de una barbacoa en pleno parque con brasas volcánicas.

timanfaya

Las Bardenas Reales

Podrían hacerse pasar por Arizona, África, Afganistán, pero no, son las Bardenas Reales, uno de los desiertos más grandes de Europa, situado en Navarra. Se trata de un insólito paraje semidesértico de 42.000 hectáreas formado por barrancos, mesetas planas y cerros de formas caprichosas, producto de la erosión del agua y del viento sobre la roca. Durante el día podrás disfrutar de un verdadero espectáculo de luz natural que modifica el paisaje a medida que cae el atardecer, además de un paseo a pie, a caballo, en 4×4 o en bici, siempre acompañado de un guía especializado. Pero sin duda, lo que verdaderamente impresiona son las vistas del cielo nocturno lleno de estrellas. Lo mejor del viaje. Para poder disfrutarlo aquí una recomendación: Aire de Bardenas, un alojamiento tan sorprendente e inesperado como su entorno.

bardenas reales

Minas de Riotinto

Este es uno de esos lugares que de tan feo acaba convirtiéndose en bonito. Desde hace 5.000 años han estado los hombres hurgando en estas tripas de colores rojizos. El Parque minero de Riotinto –Huelva– invita a viajar al pasado y a rescatar la memoria de titanes en alpargatas que destriparon y explotaron el paisaje hasta convertirlo en una zona surrealista, escenario onírico donde la NASA realiza ensayos para su futura exploración de Marte. Allí podrás montar en un ferrocarril diferente, adentrarte en una mina, visitar una auténtica casa victoriana y conocer la historia de una comarca completamente transformada por la actividad minera. Mágico a la par que sorprendente.

riotinto

L’Albufera

En la Valencia árabe algunos poetas ya la definieron como el Espejo del sol. Sólo hay que ver un atardecer para percatarse de cuanta razón tenían. Puede que se trate de uno de los rincones más conocidos de la geografía española; sin embargo, su fauna y su flora no lo son tanto. Considerada el lago más grande de España y una de las zonas más importantes de la península, el valor ecológico de la Albufera es incalculable por ser hogar de numerosas aves migratorias, muchas de ellas en peligro de extinción. Este paraíso nombrado Parque Natural se encuentra a tan sólo 10 kilómetros de Valencia, reino fallero y paellero por excelencia.

albufera

Ronda

Esta ciudad malagueña esconde tras de sí numerosos vestigios que recuerdan al visitante que se encuentra en una de las ciudades más antiguas de nuestra geografía: murallas, puertas y palacios de la época nazarí. Ronda se asienta sobre una meseta de origen volcánico cortada por profundos despeñaderos excavados con el tiempo por el río Guadalevín, a los que en su día se asomó la mismísima Michelle Obama. La zona de la Puerta de Amocábar es el lugar de donde más se palpa su espíritu medieval. Rodeada de sierras y de un paisaje de extrema belleza, la ciudad ofrece espectaculares panorámicas con varios edificios asomados al abismo.

ronda

Playa de los cristales

Ni de arena ni de piedra, esta playa producto de la contaminación es de cristal. Así, como lo lees. Al parecer, esta zona del litoral asturiano, en Antromero –al sur de Luanco–, antes conocida como playa del Bigaral, fue utilizada como vertedero. Durante años se fue acumulando todo tipo de basura, sobre todo botellas de cristal. Con el tiempo la zona se limpió y fue rehabilitada, pero muchas botellas ya se las había llevado el mar, que más tarde las devolvería ya pulidas y mezcladas con arena. Hoy, la playa, que sólo mide 70 metros de largo, se ha convertido en una de las más especiales de España.

playa cristales

Sa Calobra

Quien algo quiere, algo le cuesta… O eso dicen. Y es que, esta es una de las playas más bonitas del país, pero también una de las de más difícil acceso. Ubicada en el municipio de Escorca, la cala de Sa Calobra está encerrada entre acantilados de más de 200 metros, a los que sólo podrás acceder atravesando la Sierra mallorquina de Tramontana a través de más de 10 kilómetros de curvas cerradas y diferentes desniveles. Tras un último recorrido a pie a lo largo de 300 metros, incluyendo un trayecto por un túnel, el premio es un merecido baño en un mar azul intenso y transparente. Sin duda, llegar a Sa Calobra es todo un reto para el conductor. La tranquilidad y la belleza de la cala bien valen el esfuerzo.

Sa Calobra

Las Méludas

Situado en la región leonesa de El Bierzo, este peculiar paisaje es desde hace años Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y uno de los parques naturales más impresionantes de España. Considerada como la mayor mina de oro a cielo abierto en tiempos romanos, la mejor forma de conocer este paraje es caminando por sus muchos senderos. En ellos podrás visitar el Castillo de Cornatel del siglo XI, el lago de Carucedo, el barranco de la Balouta… e incluso podrás adentrarte en las excavaciones de Las Médulas para conocer el proceso minero de la época romana.

médulas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *